Mejor deja de ganarte la vida.

La frase “hay que ganarse la vida” entiende que la vida ya está perdida.

Es una forma de ver la vida a modo de falso dilema: o bien se gana o bien se pierde.

Si lo piensas bien, la vida ya está ganada desde el momento en que nacimos.

Así que sal a jugar a sabiendas de que ya te has clasificado.