Vamo a calmarno.

El problema no es el problema, sino la manera en que percibes el problema.

Todo problema tiene 2 vertientes.

  • La primera es la realidad tangible: lo que te está pasando.
  • La segunda es la afectación emocional: lo que te provoca lo que te está pasando.

No te afecta lo que te sucede, sino lo que te dices acerca de lo que sucede.

Por tanto, en lugar de mirar hacia fuera, mira hacia dentro.